Mi hijo con s.Down

logo_mihijo

Síguenos en

facebook_on
flickr_on

Eventos

<<  Julio 2014  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Inicio // Tratamiento fisioterápico

Vota por nuestro proyecto

telefonica

Varios empleados de Telefónica, han presentado un proyecto a la Fundación Telefónica, para que personas con Síndrome de Down puedan sacar el mayor beneficio posible a internet e integrarse en redes sociales de forma segura.

Hemos pasado el primer corte, pero ahora viene la selección final, que se hará por votos. Por ello, necesitamos que vote cuanta más gente posible.

vota

 

En Imágenes

  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
  • Fisioterapia
Tratamiento fisioterápico PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 74
MaloBueno 

Tratamiento fisioterápico de las anomalías más frecuentes del aparato locomotor en el síndrome de Down

La fisioterapia en niños con síndrome de Down tiene como objetivos generales: estimular el desarrollo motor del niño y realizar actividades físicas para prevenir o corregir determinadas deformidades del aparato locomotor.

Estos objetivos se deberán realizar teniendo en cuenta dos aspectos:

a) El desarrollo psicomotor del niño, y en particular la estimulación de la motricidad gruesa del niño en esta edad.
b) Se debe considerar algunos aspectos inherentes a este síndrome como son: la hipotonía muscular, la laxitud ligamentosa, a veces los fallos sensoriales y perceptivos (auditivos, visuales, táctiles), lo cual influye negativamente en la ubicación espacial, trayendo consigo torpeza en la coordinación, en el control postural en el equilibrio y en la marcha.

La actitud postural de estos niños estando en posición de bipedestación se caracteriza por lo siguiente: Hombros ligeramente antepulsados, tendencia a la cifosis dorsal, abdomen prominente, ptosis visceral, aumento de la lordosis.


El pie plano valgo se caracteriza por una laxitud del ligamento calcáneo-escafoideo que hace que el astrágalo gire hacia abajo, adelante y adentro, por lo que el pie se presentará en eversión (pronación) y rotación interna, lo que conlleva un hundimiento de la bóveda plantar.

Esta deformidad a veces se acompaña de genu valgo, genu recurvatum, etc.

Con un tratamiento conservador, (fisioterapia, plantilla o calzados) a partir de los 2 años, se podrá evitar el aumento de esta deformidad: en caso contrario, se aumentará la deformación (ej. un zapato no apropiado).

En el tratamiento fisioterapéutico se recomienda agregar a los ejercicios de estimulación motora, las marchas laterales, sobre plano inclinado, sobre la punta de los pies, talones, marcha descalzo sobre terreno variado y desigual (grama, arena, colchoneta, etc.).


El genu valgo (piernas en X) producirá trastornos en la deambulación. Ésta va por lo común unido al pie plano valgo. Al estar de pie esta deformidad plantar altera los puntos de apoyo, lo cual desencadena una mala disposición de las líneas de carga, razón por la cual las rodillas tienden a juntarse, con lo que se incrementa el genu valgo (piernas en () ).

Al caminar, para evitar que sus rodillas ro¬cen, separan las piernas, o hacen una marcada flexión de cadera y rodilla, o adoptan la forma de tijera; por esto es que frecuentemente pierden el equilibrio y se caen.

El tratamiento en esta edad es conservador, incidiendo en evitar posiciones viciosas.

El genu recurvatum se presenta por las características del niño: la hiperlaxitud y la hipotonía muscular, y generalmente se acompaña al genu valgo, rotación externa de la tibia y pies planos pronados a la carga.

El tratamiento inicial también es conservador, realizarán ejercicios globales, corrección postural. Se recomienda elevar algo más de lo normal el tacón del calzado.


Dentro de las alteraciones de la columna vertebral, las que parecen ser más graves son las de la región cervical, en particular la inestabilidad de la articulación atlanto-axoidea (A.A.A). Esta se debe a la laxitud ligamentosa que pre¬senta el ligamento transverso que se encarga de mantener la apófisis odontoides ligada al arco anterior del atlas. También a veces se encuentra inestabilidad de la articulación atlanto-occipital.

Su diagnóstico se hace cuando el intervalo atlantoaxoideo es mayor de 5 milímetros. Su presencia incluiría al paciente en actividades deportivas bruscas que pongan al cuello en tensión, como por ejemplo: zambullidas de cabeza en la piscina, deportes de contacto, saltar desde distancias altas...

Deberá solicitarse una radiografía de columna lateral entre los 3 ó 4 años, y si es positiva controlarse cada 3 ó 4 años y si es negativa el control deberá realizarse cada 10 años.

El tratamiento consiste en ejercicios de potenciación, isométricos y activos resistidos de la musculatura cervical posterior.


La escoliosis es una desviación de la columna en el plano frontal. Las curvas en los niños con síndrome de Down suelen ser toracolumbares y de bajo grado. Solo excepcionalmente pueden apa¬recer curvas graves que requieran intervención quirúrgica; por lo cual son fundamentales la fisioterapia e higiene postural para prevenir y tratar adecuadamente esta deformidad.

Para tratar esta alteración utilizaremos las siguientes técnicas: flexibilización de raquis, potenciación de la musculatura y relajación.


La luxación de cadera se produce cuando la cabeza femoral se encuentra por fuera del acetábulo. Este trastorno ortopédico se da tanto en niños como en niñas. Nuestros niños y niñas con síndrome de Down tienen mayor riesgo de padecer este tipo de trastorno debido a la hiperlaxitud que presentan. Dicha laxitud puede acompañarse en ocasiones de alteraciones articulares importantes como la luxación espontánea, no traumática, de cadera. La displasia de cadera se diagnostica a través de una radiografía.

Además hay asociación con problemas neuromusculares y ortopédicos como:

• Deformidades de pie.
• Defectos del cierre del tubo neural.
• Alteraciones del sacro.
• Rigidez articular (artrogriposis), etc.

Se produce por una movilidad excesiva de la rótula. En el caso de los niños/as con SD, se evidencia la gran facilidad con que las rótulas se movilizan lateralmente con una simple presión del dedo. Estas rótulas hipermóviles presentan frecuentemente lesiones del cartílago que recubre la parte posterior de la rótula. Esta inestabilidad está condicionada por la laxitud y la hipotonía muscular. Para evitar futuros problemas y dolores, se suelen realizar ejercicios de potenciación de los miembros inferiores.


Los niños con SD tienen por lo común muchos trastornos morfológicos del aparato respiratorio (vías nasales cortas y estrechas, cavidad oral pequeña, en ocasiones macroglosia que compromete a la orofaringe, a veces pectus excavatum, alteraciones pulmonares, etc,). Si a esto se le añade la hipotonía de los músculos inspiradores-espiradores; entonces la respuesta funcional será anormal.

Por esta razón, dentro del tratamiento fisioterapéutico se debe tomar atención a este aspecto, realizando actividades terapéuticas preventivas como son:

• La educación ventilatoria.
• La estimulación de ejercicios ventilatorios. (Incidir en la espiración)

Una de las complicaciones más frecuentes y peligrosas después de una operación son los problemas pulmonares; por eso, como parte del tratamiento recuperativo, se indica fisioterapia respiratoria, la cual tiene como objetivos: hacer más fluidas las secreciones, movilizarlas y eliminarlas. Para esto se debe combinar una serie de técni¬cas como son las percusiones, vibraciones, presiones manuales, estimulación de la tos y drenaje postural.



Los fallos sensoriales también retrasan en alguna medida el desarrollo motor ya que la capacidad de recibir o responder ante estímulos se haya alterado. Estos niños necesitan de una estrategia adecuada para poder desarrollarse.

Los niños con deficiencia visual tienen dificultades en iniciar una serie de aprendizajes como son:

• El conocimiento de su propio cuerpo.
• La organización espacial.
• La acción de imitar.
• Las habilidades motoras.

Estas deficiencias se reflejarán en una pobre conciencia de la posición, dirección y distancia en relación a su propio cuerpo, en la orientación de su cuerpo con el medio ambiente que le rodea, en la falta de retroalimentación que le produciría la imitación y la comprobación de las acciones motrices. Todo esto producirá una lentitud en la marcha; para la que aumentan la base de sustentación y cambian el peso del cuerpo de lado a lado; en la coordinación de los movimientos y en el control postural.

Dentro de la educación de las actividades motoras se buscará estimular otras vías alternativas como son: la auditiva y la táctil-kinestésico. Dentro de la programación de actividades, al niño se le debe de familiarizar con el espacio físico explorando y realizando la actividad coactivamente con el terapeuta hasta que tenga seguridad en sus acciones, dándole información inmediata y exacta sobre los resultados de su intento. Es así que el niño aprenderá a anticipar una acción futura.

 

Boletines




Traductor

Publicidad

logo_asdC/ Perete, nº 36 - 18014 - Granada (España) - Tel.: (+34) 958 151616 - Fax.: (+34) 958 156659

Creada en 1.990, somos una Entidad sin ánimo de lucro, de ámbito provincial, inscrita con el número de registro 1.496. Declarada de Utilidad Publica. Formamos parte de Down Andalucía,
la Federación Andaluza de Asociaciones para el Síndrome de Down, y de la Federación Española de Instituciones para el Síndrome de Down, Down España.