facebook2   flickr2   youtube

 

Inicio // Noticias
Noticias Granadown
Las I Jornadas Solidarias del salón del vino y la gastronomía granadina 2010 PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Mayo de 2010 16:46

La Asociación de Gastronomía, Enología y Turismo, GENOTUR, se origina en el mes de noviembre del 2009, se basa en cinco pilares fundamentales que son:

1.- Reciclar a los Profesionales de la Restauración y al mismo tiempo a todas aquellas personas aficionadas al mundo de la Hostelería, (curso, catas, degustaciones, seminarios...)

2.- Potenciar y promocionar la Gastronomía Granadina.

3.- Potenciar y promocionar los Vinos de Calidad de Granada “D.O.P”.

4.- Fomentar el Enoturismo de la zona Vinífera de Granada.

5.- Organizar una vez al año Las Jornadas Solidarias del Salón del Vino de Calidad y la Gastronomía Granadina, donde GENOTUR, donará todos los ingresos que se recojan en dicha Jornada Solidaria, a las distintas Asociaciones: AECC, Síndrome de Down…

GENOTUR, solo pretende ensamblar tres lanzas, su Gastronomía, su Enología y como no su Enoturismo, de nuestra zona de Granada.
Hay una leyenda que dice que la Gastronomía y la Enología Granadina, nace de las lágrimas de los Dioses, pero esta leyenda, no siempre es cierta, sino que domesticadas en los mejores Establecimientos de la Restauración y las mejores bodegas se ensamblan unas baladas y el amor de las personas que han trabajado durante años y años, para conseguir la máxima Calidad en sus Establecimientos, para estar a la altura de los clientes más exigentes de nuestra Comunidad Autónoma de Andalucía y digo nuestra Comunidad sólo, sino, por no decir, en toda España, por tener tanta Diversidad de Productos de Calidad y eso nos llena de orgullo y honor, estar en la cresta de los mejores Establecimientos de la Restauración Española.

Yo creo que no me dejo nada más en el tintero, sólo me queda brindar y degustar tanto con los Vinos de Calidad, como la Gastronomía Granadina con todos Ustedes y como de despedida espero que todas las personas disfruten de La I Jornada Solidaria del Salón del Vino de Calidad y la Gastronomía Granadina, y estoy convencido de que conocer nuestra Gastronomía y la Enología hace que lleguéis a amarla, pero no olvidéis, que la mejor forma de apreciar nuestros Vinos de Calidad y nuestra Gastronomía tan diversa, es saber beberlos y saber degustarlos.
genotur

Andrés Parra Marín
Presidente de la Asociación
ASOCIACIÓN DE GASTRONOMÍA, ENOLOGÍA Y TURISMO "GENOTUR"

 
Conclusiones II congreso Iberoamericano PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Mayo de 2010 16:40

congreso-iberoamericano-sd

1.    Las personas con síndrome de Down tienen derecho a disfrutar de una vida independiente, y tanto familias, como entidades, profesionales y administraciones públicas deben desarrollar los mecanismos necesarios para facilitarles herramientas que potencien sus capacidades o un entorno que les permita tomar sus propias decisiones, fomentando su autonomía para la vida en una cultura de la diversidad, donde no se subraye el defecto y sí el valor de la persona.

2.    Dentro de esta autonomía para la vida y su capacidad de decidir, las personas con síndrome de Down tienen derecho a establecer relaciones de amistad, incluso de pareja, a formar una familia y a que se les faciliten las condiciones para ello, ya que tienen unas necesidades sexuales, afectivas y de relación, similares a las de cualquier persona. Es preciso promover, y comprometerse con ello, relaciones y espacios de amistad entre personas, tengan o no discapacidad. Respetar ciertos espacios de intimidad es un requisito imprescindible para garantizar su derecho a la igualdad y su dignidad. Además, la educación sexual y afectiva puede ser un instrumento muy útil para favorecer una integración más global, una mejora calidad de vida y bienestar emocional.

3.    En España y en Iberoamérica se avanza, aunque lentamente (a menudo, más sobre el marco legislativo y en el discurso teórico que en la práctica) hacia enfoques más inclusivos en los sistemas educativos de los distintos países, lo que supone un replanteamiento de la educación especial, entendida como la educación de las personas con alguna discapacidad. Este avance supone ir más allá de los procesos de integración iniciados en el último tercio del siglo pasado. Las escuelas inclusivas acogen a todo el mundo, sean cuales sean las necesidades educativas de los que acuden a ella, y no sólo a los que, con las debidas adaptaciones curriculares y los debidos apoyos pueden seguir el currículum de la mayoría. Y es la escuela, que no excluye a nadie, la que debe adaptarse para proporcionar a todos los alumnos los mecanismos que les permitan conseguir su máximo desarrollo personal y social. En este proceso de cambio de perspectiva, entre otros factores, destaca el papel de la pedagogía crítica, que supone la asunción de la diversidad como un valor y un cambio radical en la escuela y en su función: ya no debe seleccionar a los “mejores” (que supone deshacerse de los “peores”), sino proporcionar a todos el máximo desarrollo de sus capacidades. La inclusión es un derecho y un beneficio que contribuyen a la cohesión social.

4.    La Formación Profesional debe de trabajarse en un marco de itinerarios formativos individualizados de inserción a largo plazo y siempre contando con el consentimiento y la aprobación de las personas con discapacidad intelectual. El empleo con apoyo dota a las personas con discapacidad de una mayor autonomía en la faceta de la inserción laboral, aunque hay que estar muy pendientes de la desvinculación laboral y, profundizar en sus causas y sus consecuencias. La creación de redes de empleo fortalece la metodología de empleo con apoyo a la vez que se enriquecen los conocimientos de los profesionales que forman parte de ellas. Hay que dar oportunidades a los usuarios de programas de empleo con mayores limitaciones a través de una mayor implicación de las empresas, de los profesionales y de las familias.

5.    Las nuevas tecnologías pueden suponer una importante ayuda para la promoción de la igualdad de oportunidades, y pueden ser un apoyo para facilitar su comunicación y su educación. Disponer y usar las nuevas tecnologías es un derecho imprescindible para garantizar la participación plena de todos los ciudadanos en igualdad de condiciones en la sociedad de la información y el conocimiento. Quienes trabajan en las tecnologías de la información y comunicación deben incorporar en el desarrollo de los productos a las personas con discapacidad, profesionales y familias. Sólo contando con ellas podemos garantizar que los productos creados les sean útiles a las personas con discapacidad y sostenibles en el tiempo.

6.    Las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales han tomado la palabra para poner de manifiesto la vulneración de derechos de la que son objeto, y reclaman que se pongan fin a estas situaciones y que se adopten medidas urgentes para que se aplique desde ya y de forma efectiva en todos los países la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
También reclaman sus derechos a que las familias, entidades y administraciones les faciliten el acceso a la atención temprana, a disfrutar de una atención sanitaria de calidad como recoge el Programa Español de Salud para Personas con Sindrome de Down, a una educación inclusiva, a tener acceso a actividades de ocio y deportes, a tener un trabajo y a poder formar su propia familia dentro del principio de equiparación de oportunidades con todas las personas.

7.    El envejecimiento de las personas con Síndrome de Down se trata de un proceso natural, en el que van apareciendo una serie de cambios cognitivos, conductuales y emocionales que se deben describir y conocer para intervenir adecuadamente respondiendo a las necesidades que se van planteando a lo largo de este proceso, con el objetivo claro de crear proyectos de vida cuyo objetivo sea alcanzar la felicidad, al igual que en cualquier otra persona. En este proceso deben estar implicados todos los protagonistas, desde las personas con discapacidad intelectual, las familias, los profesionales y el resto de las personas con discapacidad

8.    Las personas con síndrome de Down se hacen adultos, a la par y junto a sus hermanos sin discapacidad, con los que comparten anhelos y dificultades, y también proyectos en común. Junto con las imprescindibles actuaciones de los padres y madres desde el tejido asociativo, los hermanos se suman a las reivindicaciones de las personas con síndrome de Down para que se aplique la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Y, por su parte, conforman redes de hermanos desde las que hacer oír y valer sus aportaciones y ser un canal de comunicación hacia y desde las asociaciones, implicándose así en la puesta en marcha de líneas innovadoras que ayuden a las personas con discapacidad a hacer realidad su proyecto vital.

9.    La Federación Iberoamericana de Síndrome de Down se constituye como una plataforma para intercambiar experiencias y para programar actuaciones futuras a ambos lados del Atlántico con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas con síndrome de Down y hacer efectivos los derechos que les asisten y que se recogen en las conclusiones de este II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down. De modo particular se constituye en el garante y promotor de la celebración ininterrumpida de futuros congresos iberoamericanos de síndrome de Down.


 
Conclusiones II congreso Iberoamericano PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Mayo de 2010 16:40

congreso-iberoamericano-sd

1.    Las personas con síndrome de Down tienen derecho a disfrutar de una vida independiente, y tanto familias, como entidades, profesionales y administraciones públicas deben desarrollar los mecanismos necesarios para facilitarles herramientas que potencien sus capacidades o un entorno que les permita tomar sus propias decisiones, fomentando su autonomía para la vida en una cultura de la diversidad, donde no se subraye el defecto y sí el valor de la persona.

2.    Dentro de esta autonomía para la vida y su capacidad de decidir, las personas con síndrome de Down tienen derecho a establecer relaciones de amistad, incluso de pareja, a formar una familia y a que se les faciliten las condiciones para ello, ya que tienen unas necesidades sexuales, afectivas y de relación, similares a las de cualquier persona. Es preciso promover, y comprometerse con ello, relaciones y espacios de amistad entre personas, tengan o no discapacidad. Respetar ciertos espacios de intimidad es un requisito imprescindible para garantizar su derecho a la igualdad y su dignidad. Además, la educación sexual y afectiva puede ser un instrumento muy útil para favorecer una integración más global, una mejora calidad de vida y bienestar emocional.

3.    En España y en Iberoamérica se avanza, aunque lentamente (a menudo, más sobre el marco legislativo y en el discurso teórico que en la práctica) hacia enfoques más inclusivos en los sistemas educativos de los distintos países, lo que supone un replanteamiento de la educación especial, entendida como la educación de las personas con alguna discapacidad. Este avance supone ir más allá de los procesos de integración iniciados en el último tercio del siglo pasado. Las escuelas inclusivas acogen a todo el mundo, sean cuales sean las necesidades educativas de los que acuden a ella, y no sólo a los que, con las debidas adaptaciones curriculares y los debidos apoyos pueden seguir el currículum de la mayoría. Y es la escuela, que no excluye a nadie, la que debe adaptarse para proporcionar a todos los alumnos los mecanismos que les permitan conseguir su máximo desarrollo personal y social. En este proceso de cambio de perspectiva, entre otros factores, destaca el papel de la pedagogía crítica, que supone la asunción de la diversidad como un valor y un cambio radical en la escuela y en su función: ya no debe seleccionar a los “mejores” (que supone deshacerse de los “peores”), sino proporcionar a todos el máximo desarrollo de sus capacidades. La inclusión es un derecho y un beneficio que contribuyen a la cohesión social.

4.    La Formación Profesional debe de trabajarse en un marco de itinerarios formativos individualizados de inserción a largo plazo y siempre contando con el consentimiento y la aprobación de las personas con discapacidad intelectual. El empleo con apoyo dota a las personas con discapacidad de una mayor autonomía en la faceta de la inserción laboral, aunque hay que estar muy pendientes de la desvinculación laboral y, profundizar en sus causas y sus consecuencias. La creación de redes de empleo fortalece la metodología de empleo con apoyo a la vez que se enriquecen los conocimientos de los profesionales que forman parte de ellas. Hay que dar oportunidades a los usuarios de programas de empleo con mayores limitaciones a través de una mayor implicación de las empresas, de los profesionales y de las familias.

5.    Las nuevas tecnologías pueden suponer una importante ayuda para la promoción de la igualdad de oportunidades, y pueden ser un apoyo para facilitar su comunicación y su educación. Disponer y usar las nuevas tecnologías es un derecho imprescindible para garantizar la participación plena de todos los ciudadanos en igualdad de condiciones en la sociedad de la información y el conocimiento. Quienes trabajan en las tecnologías de la información y comunicación deben incorporar en el desarrollo de los productos a las personas con discapacidad, profesionales y familias. Sólo contando con ellas podemos garantizar que los productos creados les sean útiles a las personas con discapacidad y sostenibles en el tiempo.

6.    Las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales han tomado la palabra para poner de manifiesto la vulneración de derechos de la que son objeto, y reclaman que se pongan fin a estas situaciones y que se adopten medidas urgentes para que se aplique desde ya y de forma efectiva en todos los países la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
También reclaman sus derechos a que las familias, entidades y administraciones les faciliten el acceso a la atención temprana, a disfrutar de una atención sanitaria de calidad como recoge el Programa Español de Salud para Personas con Sindrome de Down, a una educación inclusiva, a tener acceso a actividades de ocio y deportes, a tener un trabajo y a poder formar su propia familia dentro del principio de equiparación de oportunidades con todas las personas.

7.    El envejecimiento de las personas con Síndrome de Down se trata de un proceso natural, en el que van apareciendo una serie de cambios cognitivos, conductuales y emocionales que se deben describir y conocer para intervenir adecuadamente respondiendo a las necesidades que se van planteando a lo largo de este proceso, con el objetivo claro de crear proyectos de vida cuyo objetivo sea alcanzar la felicidad, al igual que en cualquier otra persona. En este proceso deben estar implicados todos los protagonistas, desde las personas con discapacidad intelectual, las familias, los profesionales y el resto de las personas con discapacidad

8.    Las personas con síndrome de Down se hacen adultos, a la par y junto a sus hermanos sin discapacidad, con los que comparten anhelos y dificultades, y también proyectos en común. Junto con las imprescindibles actuaciones de los padres y madres desde el tejido asociativo, los hermanos se suman a las reivindicaciones de las personas con síndrome de Down para que se aplique la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Y, por su parte, conforman redes de hermanos desde las que hacer oír y valer sus aportaciones y ser un canal de comunicación hacia y desde las asociaciones, implicándose así en la puesta en marcha de líneas innovadoras que ayuden a las personas con discapacidad a hacer realidad su proyecto vital.

9.    La Federación Iberoamericana de Síndrome de Down se constituye como una plataforma para intercambiar experiencias y para programar actuaciones futuras a ambos lados del Atlántico con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las personas con síndrome de Down y hacer efectivos los derechos que les asisten y que se recogen en las conclusiones de este II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down. De modo particular se constituye en el garante y promotor de la celebración ininterrumpida de futuros congresos iberoamericanos de síndrome de Down.


 
Los jóvenes de Granadown también demuestran su apoyo para que el Granada logre el ascenso PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Mayo de 2010 16:31
Niños y jóvenes han hecho suyo el color 'rojiblanco' y la euforia ante el partido frente al Alcorcón.

downgranadaascensoResulta difícil encontrar las palabras que puedan describir la cara de felicidad de un niño. Sus rostros rebosan ilusión y parece que lo único que existe en el mundo es ese objeto que les ha producido una sonrisa capaz de iluminar toda la habitación. En este caso, lo que ha desatado ese feliz sentimiento en el seno del colectivo de Granadown es una camiseta rojiblanca a rayas horizontales.

Los más pequeños puede que estén ante la primera vez que ven una de cerca, pero sus padres rápidamente les explican que se trata de una elástica del equipo de fútbol de la ciudad. Es la única información que necesitan para aferrarse a ellas como si se tratara de un tesoro. Todos corren a enfundársela para formar parte de la hinchada rojiblanca. Sin embargo, la diferencia con respecto al resto de aficionados es que su pasión es la más limpia, la más inocente.

Salvador, Laura, Miguel, Rubén, Elsa, María Amalia, Jorge, Victoria, Yolanda, Antonio, Marta, María, Iván, Raúl, Inma, Óscar Rubén y Sonia. Quédense con estos nombres ya que seguro que se convierten en los aficionados más fieles de los pupilos de Fabri. Además de tener un club al que animar, estos chicos ya tienen un tema más del que hablar con 'El Fandi', reconocido seguidor de los rojiblancos y estandarte de Granadown.

Estos jóvenes no entienden que haya tanta gente reticente de apoyar al Granada y para ellos lo natural es sentir como suyo el triunfo del equipo de su tierra, no 'forasteros' como el Madrid o el Barcelona. Muchos ni siquiera habían nacido cuando el Murcia asestó un golpe letal a la afición granadinista y eso del 25-J les suena a cuento chino.

Lo único que saben es que los rojiblancos son sus colores y los que deben animar pase lo que pase. Por eso no es de extrañar que uno de ellos grite «¡Vamos Granada, a por el Alcorcón!» y el resto aplauda al unísono sin dudarlo. Ése es el efecto que provoca el tipo de pasión más pura que existe, a la que no le importa lo que haya pasado sino lo que está por venir, como el posible ascenso que se puede lograr esta tarde.
FUENTE

JUANJO MARTÍN
 
Los jóvenes de Granadown también demuestran su apoyo para que el Granada logre el ascenso PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Mayo de 2010 16:31
Niños y jóvenes han hecho suyo el color 'rojiblanco' y la euforia ante el partido frente al Alcorcón.

downgranadaascensoResulta difícil encontrar las palabras que puedan describir la cara de felicidad de un niño. Sus rostros rebosan ilusión y parece que lo único que existe en el mundo es ese objeto que les ha producido una sonrisa capaz de iluminar toda la habitación. En este caso, lo que ha desatado ese feliz sentimiento en el seno del colectivo de Granadown es una camiseta rojiblanca a rayas horizontales.

Los más pequeños puede que estén ante la primera vez que ven una de cerca, pero sus padres rápidamente les explican que se trata de una elástica del equipo de fútbol de la ciudad. Es la única información que necesitan para aferrarse a ellas como si se tratara de un tesoro. Todos corren a enfundársela para formar parte de la hinchada rojiblanca. Sin embargo, la diferencia con respecto al resto de aficionados es que su pasión es la más limpia, la más inocente.

Salvador, Laura, Miguel, Rubén, Elsa, María Amalia, Jorge, Victoria, Yolanda, Antonio, Marta, María, Iván, Raúl, Inma, Óscar Rubén y Sonia. Quédense con estos nombres ya que seguro que se convierten en los aficionados más fieles de los pupilos de Fabri. Además de tener un club al que animar, estos chicos ya tienen un tema más del que hablar con 'El Fandi', reconocido seguidor de los rojiblancos y estandarte de Granadown.

Estos jóvenes no entienden que haya tanta gente reticente de apoyar al Granada y para ellos lo natural es sentir como suyo el triunfo del equipo de su tierra, no 'forasteros' como el Madrid o el Barcelona. Muchos ni siquiera habían nacido cuando el Murcia asestó un golpe letal a la afición granadinista y eso del 25-J les suena a cuento chino.

Lo único que saben es que los rojiblancos son sus colores y los que deben animar pase lo que pase. Por eso no es de extrañar que uno de ellos grite «¡Vamos Granada, a por el Alcorcón!» y el resto aplauda al unísono sin dudarlo. Ése es el efecto que provoca el tipo de pasión más pura que existe, a la que no le importa lo que haya pasado sino lo que está por venir, como el posible ascenso que se puede lograr esta tarde.
FUENTE

JUANJO MARTÍN
 
Conferencia Marco: 'El Futuro de las personas con síndrome de Down' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:45
conferencia3La atención sanitaria de las personas con discapacidad intelectual “no es óptima en nuestra red de salud mental”. Los psiquiatras o psicólogos “no tenemos la formación ni estamos preparados para atender a este colectivo”.

Así se ha expresado hoy el psiquiatra del Centro de Salud Mental Especializado del Hospital de Girona, Ramón Novell, durante la segunda conferencia marco del II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, en la que ha reconocido que “es necesario disponer de una red de servicios especializados donde profesionales formados en discapacidad intelectual puedan trabajar desde una vertiente multidisciplinar. Normalizar es que el mejor especialista trate los temas que controla y de los que sabe”.

Novell ha subrayado que las personas con discapacidad intelectual “suelen tener dificultades cuando acceden a los servicios genéricos en salud mental, ya que frecuentemente tienen experiencias negativas, pueden sentirse aislados y sus necesidades pueden ser no detectadas y no entendidas”.

Por ello ha señalado que “la discapacidad intelectual no debe salir del ámbito de la salud mental especializada y caer en el territorio del servicio social, ya que no debemos olvidar que tienen unas necesidades que deben ser entendidas y atendidas”.

starFAMILIAS
Ramón Novell ha indicado que las familias son muy importantes “en el cambio de modelo”. “Son el principal proveedor de servicios por lo que hay que las administraciones deben proporcionar apoyo a las familias”, ha añadido. 

“Las familias se sienten atrapadas en el rol de paternidad perpetua incluso en la edad adulta de sus hijos”, ha señalado el psiquiatra quien ha destacado que la familia de una persona con discapacidad intelectual suele tener miedo por el futuro.

Por ello ha reclamado que las administraciones y la sociedad “escuchen las necesidades de las familias porque son las que tienen mayor experiencia en el cuidado de su hijo/a con discapacidad intelectual”.


starPROGRAMA DE SALUD
En el marco del Congreso se ha presentado la quinta edición del Programa Español de Salud para personas con síndrome de Down. En su intervención el Dr. Rafael Fernández Delgado ha explicado que la mayoría de personas con síndrome de Down “no presentan problemas de salud, pero sí existen algunas patologías que ocurren con mayor frecuencia en el colectivo”.

Además de los controles rutinarios de salud, Fernández Delgado ha dado especial importancia a la comunicación de la primera noticia a los padres, pues constituye “el primer acto terapéutico”, que debe darse “tan pronto como sea posible” a través de “una exposición equilibrada y no una lista de problemas”.

Por su parte el médico y asesor sanitario de DOWN ESPAÑA, José Mª Borrell, ha destacado que las personas con síndrome de Down han envejecido gracias al acceso a “tratamientos sin discriminación”.
Por otro lado ha reivindicado la necesidad de que los médicos se formen en temas de discapacidad ya que en la actualidad no tienen conocimientos sobre el tratamiento del síndrome de Down. Por ello, ha indicado, que “es especialmente relevante que utilicen este Programa Español de Salud para dar una atención global en el área médica a las personas con síndrome de Down”.

Este Programa Español de Salud constituye una herramienta imprescindible para los profesionales del área médica que ha permitido atender las necesidades específicas del colectivo, estableciendo las pautas a seguir en la prevención, detección precoz, tratamiento y rehabilitación de las patologías asociadas a la trisomía 21.

starCALIDAD DE VIDA
Por su parte, enlazando con la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, el catedrático de psicología y director del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO), Miguel Ángel Verdugo ha definido el concepto de calidad de vida como “un término útil para todos”. “Hablar de calidad de vida es hablar del individuo,  cuya clave está en su participación dentro de la comunidad”.

En este sentido ha explicado que para medir esta calidad de vida “nos basamos en datos y evidencias que nos permiten hacer evaluaciones de los avances individuales y también familiares porque en ocasiones la discapacidad altera los tiempos de dedicación o los recursos”.

“El objetivo para obtener dicha calidad de vida debe ser mejorar el funcionamiento individual con los máximos apoyos posibles. El individuo debe ser uno de los actores principales en todo el proceso., por lo que hay que ayudarle a construir su proyecto vital”, ha comentado Verdugo.
 
Conferencia Marco: 'El Futuro de las personas con síndrome de Down' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:45
conferencia3La atención sanitaria de las personas con discapacidad intelectual “no es óptima en nuestra red de salud mental”. Los psiquiatras o psicólogos “no tenemos la formación ni estamos preparados para atender a este colectivo”.

Así se ha expresado hoy el psiquiatra del Centro de Salud Mental Especializado del Hospital de Girona, Ramón Novell, durante la segunda conferencia marco del II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, en la que ha reconocido que “es necesario disponer de una red de servicios especializados donde profesionales formados en discapacidad intelectual puedan trabajar desde una vertiente multidisciplinar. Normalizar es que el mejor especialista trate los temas que controla y de los que sabe”.

Novell ha subrayado que las personas con discapacidad intelectual “suelen tener dificultades cuando acceden a los servicios genéricos en salud mental, ya que frecuentemente tienen experiencias negativas, pueden sentirse aislados y sus necesidades pueden ser no detectadas y no entendidas”.

Por ello ha señalado que “la discapacidad intelectual no debe salir del ámbito de la salud mental especializada y caer en el territorio del servicio social, ya que no debemos olvidar que tienen unas necesidades que deben ser entendidas y atendidas”.

starFAMILIAS
Ramón Novell ha indicado que las familias son muy importantes “en el cambio de modelo”. “Son el principal proveedor de servicios por lo que hay que las administraciones deben proporcionar apoyo a las familias”, ha añadido. 

“Las familias se sienten atrapadas en el rol de paternidad perpetua incluso en la edad adulta de sus hijos”, ha señalado el psiquiatra quien ha destacado que la familia de una persona con discapacidad intelectual suele tener miedo por el futuro.

Por ello ha reclamado que las administraciones y la sociedad “escuchen las necesidades de las familias porque son las que tienen mayor experiencia en el cuidado de su hijo/a con discapacidad intelectual”.


starPROGRAMA DE SALUD
En el marco del Congreso se ha presentado la quinta edición del Programa Español de Salud para personas con síndrome de Down. En su intervención el Dr. Rafael Fernández Delgado ha explicado que la mayoría de personas con síndrome de Down “no presentan problemas de salud, pero sí existen algunas patologías que ocurren con mayor frecuencia en el colectivo”.

Además de los controles rutinarios de salud, Fernández Delgado ha dado especial importancia a la comunicación de la primera noticia a los padres, pues constituye “el primer acto terapéutico”, que debe darse “tan pronto como sea posible” a través de “una exposición equilibrada y no una lista de problemas”.

Por su parte el médico y asesor sanitario de DOWN ESPAÑA, José Mª Borrell, ha destacado que las personas con síndrome de Down han envejecido gracias al acceso a “tratamientos sin discriminación”.
Por otro lado ha reivindicado la necesidad de que los médicos se formen en temas de discapacidad ya que en la actualidad no tienen conocimientos sobre el tratamiento del síndrome de Down. Por ello, ha indicado, que “es especialmente relevante que utilicen este Programa Español de Salud para dar una atención global en el área médica a las personas con síndrome de Down”.

Este Programa Español de Salud constituye una herramienta imprescindible para los profesionales del área médica que ha permitido atender las necesidades específicas del colectivo, estableciendo las pautas a seguir en la prevención, detección precoz, tratamiento y rehabilitación de las patologías asociadas a la trisomía 21.

starCALIDAD DE VIDA
Por su parte, enlazando con la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, el catedrático de psicología y director del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO), Miguel Ángel Verdugo ha definido el concepto de calidad de vida como “un término útil para todos”. “Hablar de calidad de vida es hablar del individuo,  cuya clave está en su participación dentro de la comunidad”.

En este sentido ha explicado que para medir esta calidad de vida “nos basamos en datos y evidencias que nos permiten hacer evaluaciones de los avances individuales y también familiares porque en ocasiones la discapacidad altera los tiempos de dedicación o los recursos”.

“El objetivo para obtener dicha calidad de vida debe ser mejorar el funcionamiento individual con los máximos apoyos posibles. El individuo debe ser uno de los actores principales en todo el proceso., por lo que hay que ayudarle a construir su proyecto vital”, ha comentado Verdugo.
 
Conferencia: 'Trastornos Mentales asociados al síndrome de Down' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:44
conferencia3"El 50% de las personas con discapacidad intelectual tienen además alguna enfermedad metal."

La psicóloga Susana Martorell ha informado durante su ponencia “Trastornos Mentales asociados al síndrome de Down” enmarcada en el II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, de que alrededor del 50% de las personas con discapacidad intelectual, tienen además un problema añadido de
salud mental.

Esto, según ha explicado la experta, es debido a que aunque los factores de vulnerabilidad para que aparezcan problemas de salud mental son comunes a todas las personas (sentirse inferior a los demás, haber sufrido abusos, etc) “tener una discapacidad intelectual, incrementa el riesgo de reunir estos factores”.

Sin embargo, la experta ha declarado que la discapacidad intelectual tiene un “efecto eclipsador”, es decir, “cualquier síntoma que la persona manifiesta es atribuido a su discapacidad”. Además, “las enfermedades mentales se manifiestan de forma diferente en las personas con discapacidad intelectual, por lo que es más difícil establecer un diagnóstico”, ha añadido.

En este sentido, Martorell ha denunciado la falta de atención que reciben estos pacientes al producirse el síndrome de “puerta giratoria”, es decir la persona es derivada de un servicio público a otro, sin llegar a ser admitido por ninguno (derivado desde los servicios de Salud Mental a los Servicios Sociales y viceversa).
Por otra parte, otro problema al que se enfrentan estas personas y sus familias es el hecho de que los humanos percibimos la magnitud de los hechos y acontecimientos “en función del contexto en el que aparecen”.

“Por tanto, cuando aparece un problema de salud mental en una persona con discapacidad intelectual, se desvirtúa la magnitud de la enfermedad debido a la situación previa de la persona”, ha alertado.

Sin embargo, la experta ha señalado que “estas personas tienen el mismo derecho que aquellas que no tienen discapacidad intelectual a recibir un tratamiento, por una cuestión de derechos humanos, y porque está demostrado científicamente que el problema de salud mental sí afecta a la persona, y a su familia”.

En este sentido, el doctor en Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, Pedro Gutiérrez, ha desarrollado esta idea recordando que el reciente proceso de desinstitucionalización, ha obligado a los familiares a asumir la responsabilidad del cuidado de las personas con discapacidad intelectual. “Ha sido un cambio positivo, pero no al 100% ya que las familias, normalmente las madres, reciben una responsabilidad añadida”.

Así, las familias están sometidas a una “carga” que no es negativa en todos sus aspectos, pero sí implica una serie de consecuencias derivadas de cuidar a otra persona. “Este impacto puede evaluarse según la familia perciba cambios asociados a la ayuda en actividades de la vida cotidiana; los gastos económicos; la contención de comportamientos alterados; cambios en la rutina del cuidador; motivos de preocupación, y repercusiones en la salud de los cuidadores.

El experto ha señalado que el concepto de “carga”, se divide en “carga objetiva”, y “carga subjetiva”, dependiendo de si las consecuencias que sufre la familia derivan de un hecho objetivo o de las emociones que se desprenden de cómo la persona percibe el hecho.

Así, ha explicado que según sus investigaciones, “la carga de cuidadores de personas con diagnóstico dual (personas que tienen discapacidad intelectual y enfermedad mental) es significativamente mayor que la carga de los cuidadores de las personas que sólo reúnen una de estas condiciones ya que perciben la aparición del problema de salud mental como “otro problema más” a una situación previamente delicada.

El II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down cuenta con la participación de más de 100 voluntarios, más de 400 jóvenes con discapacidad intelectual, casi 300 profesionales, con una representación de más de 17 países iberoamericanos: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela; además de Portugal y España.
 
Conferencia: 'Trastornos Mentales asociados al síndrome de Down' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:44
conferencia3"El 50% de las personas con discapacidad intelectual tienen además alguna enfermedad metal."

La psicóloga Susana Martorell ha informado durante su ponencia “Trastornos Mentales asociados al síndrome de Down” enmarcada en el II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, de que alrededor del 50% de las personas con discapacidad intelectual, tienen además un problema añadido de
salud mental.

Esto, según ha explicado la experta, es debido a que aunque los factores de vulnerabilidad para que aparezcan problemas de salud mental son comunes a todas las personas (sentirse inferior a los demás, haber sufrido abusos, etc) “tener una discapacidad intelectual, incrementa el riesgo de reunir estos factores”.

Sin embargo, la experta ha declarado que la discapacidad intelectual tiene un “efecto eclipsador”, es decir, “cualquier síntoma que la persona manifiesta es atribuido a su discapacidad”. Además, “las enfermedades mentales se manifiestan de forma diferente en las personas con discapacidad intelectual, por lo que es más difícil establecer un diagnóstico”, ha añadido.

En este sentido, Martorell ha denunciado la falta de atención que reciben estos pacientes al producirse el síndrome de “puerta giratoria”, es decir la persona es derivada de un servicio público a otro, sin llegar a ser admitido por ninguno (derivado desde los servicios de Salud Mental a los Servicios Sociales y viceversa).
Por otra parte, otro problema al que se enfrentan estas personas y sus familias es el hecho de que los humanos percibimos la magnitud de los hechos y acontecimientos “en función del contexto en el que aparecen”.

“Por tanto, cuando aparece un problema de salud mental en una persona con discapacidad intelectual, se desvirtúa la magnitud de la enfermedad debido a la situación previa de la persona”, ha alertado.

Sin embargo, la experta ha señalado que “estas personas tienen el mismo derecho que aquellas que no tienen discapacidad intelectual a recibir un tratamiento, por una cuestión de derechos humanos, y porque está demostrado científicamente que el problema de salud mental sí afecta a la persona, y a su familia”.

En este sentido, el doctor en Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, Pedro Gutiérrez, ha desarrollado esta idea recordando que el reciente proceso de desinstitucionalización, ha obligado a los familiares a asumir la responsabilidad del cuidado de las personas con discapacidad intelectual. “Ha sido un cambio positivo, pero no al 100% ya que las familias, normalmente las madres, reciben una responsabilidad añadida”.

Así, las familias están sometidas a una “carga” que no es negativa en todos sus aspectos, pero sí implica una serie de consecuencias derivadas de cuidar a otra persona. “Este impacto puede evaluarse según la familia perciba cambios asociados a la ayuda en actividades de la vida cotidiana; los gastos económicos; la contención de comportamientos alterados; cambios en la rutina del cuidador; motivos de preocupación, y repercusiones en la salud de los cuidadores.

El experto ha señalado que el concepto de “carga”, se divide en “carga objetiva”, y “carga subjetiva”, dependiendo de si las consecuencias que sufre la familia derivan de un hecho objetivo o de las emociones que se desprenden de cómo la persona percibe el hecho.

Así, ha explicado que según sus investigaciones, “la carga de cuidadores de personas con diagnóstico dual (personas que tienen discapacidad intelectual y enfermedad mental) es significativamente mayor que la carga de los cuidadores de las personas que sólo reúnen una de estas condiciones ya que perciben la aparición del problema de salud mental como “otro problema más” a una situación previamente delicada.

El II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down cuenta con la participación de más de 100 voluntarios, más de 400 jóvenes con discapacidad intelectual, casi 300 profesionales, con una representación de más de 17 países iberoamericanos: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela; además de Portugal y España.
 
Conferencia: 'Deporte, ocio y arte' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:41
conferencia3La coordinadora de la Cátedra de Ocio y Discapacidad de la Universidad de Deusto, Aurora Madariaga, ha criticado hoy que el sector del ocio no atienda ni se adapte a la diversidad y por lo tanto “excluya a un sector muy importante de la sociedad”, que son las personas con algún tipo de discapacidad.

En su intervención dentro del II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, Madariaga ha recordado que el ocio de las personas con discapacidad “suele cubrirse a través de las actividades que organizan las asociaciones de cada colectivo”. “Mientras las asociaciones se vuelven locas para buscar actividades y dinero para llevar a cabo ese ocio, el sector mira hacia otro lado”, ha añadido la coordinadora.

En este sentido ha señalado que el ocio “debe posibilitar el desarrollo personal”, recordando que el acceso al mismo “es un derecho fundamental”. “No podemos hablar de inclusión en el ocio si la sociedad excluye a un sector”, ha indicado.

Para Madariaga una experiencia de ocio tiene diferentes dimensiones y muchas veces se utiliza como medio para la obtención de otros objetivos. “Cualquier actividad o experiencia de ocio supone beneficios para la persona que lo realiza, al margen de tener o no una discapacidad”. El ocio, según la coordinadora, “no deja de ser una vivencia personal que depende de muchas variables”.

Ante esta situación, Madariaga ha apostado por seguir avanzando y ha recordado que “Europa avanza y apuesta por la integración de todos sus ciudadanos”. Por ello ha dicho que se tienen que poner los medios necesarios “para que la persona con discapacidad se sienta incluida, algo que es responsabilidad de todos, incluido el sector del ocio”.

Por su parte el profesor de arte dramático, David Ojeda ha dicho que a través del disfrute del arte, la persona con alguna discapacidad “puede buscar un hueco dentro de la propia sociedad”, ya que “todas las personas tenemos áreas de inteligencia y destreza en diferentes lugares como el tiempo, lo social, la música, la plástica o el arte”. 

En este sentido ha indicado que muchas veces “entendemos que no todas las personas son capaces de hacer algo”, ante lo cual ha dicho que es mejor intentarlo. “Cualquier persona puede disfrutar del arte siempre teniendo en cuenta que necesitamos medios suficientes y educadores o profesionales adecuados para poder desarrollarlo”, ha concluido.

 
Conferencia: 'Deporte, ocio y arte' PDF Imprimir E-mail
Domingo, 02 de Mayo de 2010 22:41
conferencia3La coordinadora de la Cátedra de Ocio y Discapacidad de la Universidad de Deusto, Aurora Madariaga, ha criticado hoy que el sector del ocio no atienda ni se adapte a la diversidad y por lo tanto “excluya a un sector muy importante de la sociedad”, que son las personas con algún tipo de discapacidad.

En su intervención dentro del II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, Madariaga ha recordado que el ocio de las personas con discapacidad “suele cubrirse a través de las actividades que organizan las asociaciones de cada colectivo”. “Mientras las asociaciones se vuelven locas para buscar actividades y dinero para llevar a cabo ese ocio, el sector mira hacia otro lado”, ha añadido la coordinadora.

En este sentido ha señalado que el ocio “debe posibilitar el desarrollo personal”, recordando que el acceso al mismo “es un derecho fundamental”. “No podemos hablar de inclusión en el ocio si la sociedad excluye a un sector”, ha indicado.

Para Madariaga una experiencia de ocio tiene diferentes dimensiones y muchas veces se utiliza como medio para la obtención de otros objetivos. “Cualquier actividad o experiencia de ocio supone beneficios para la persona que lo realiza, al margen de tener o no una discapacidad”. El ocio, según la coordinadora, “no deja de ser una vivencia personal que depende de muchas variables”.

Ante esta situación, Madariaga ha apostado por seguir avanzando y ha recordado que “Europa avanza y apuesta por la integración de todos sus ciudadanos”. Por ello ha dicho que se tienen que poner los medios necesarios “para que la persona con discapacidad se sienta incluida, algo que es responsabilidad de todos, incluido el sector del ocio”.

Por su parte el profesor de arte dramático, David Ojeda ha dicho que a través del disfrute del arte, la persona con alguna discapacidad “puede buscar un hueco dentro de la propia sociedad”, ya que “todas las personas tenemos áreas de inteligencia y destreza en diferentes lugares como el tiempo, lo social, la música, la plástica o el arte”. 

En este sentido ha indicado que muchas veces “entendemos que no todas las personas son capaces de hacer algo”, ante lo cual ha dicho que es mejor intentarlo. “Cualquier persona puede disfrutar del arte siempre teniendo en cuenta que necesitamos medios suficientes y educadores o profesionales adecuados para poder desarrollarlo”, ha concluido.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 6 de 11

Colaboran

colaboran1

 

Patrocinan

colaboran 2015

 

Convenios

logorenta4granada 4.-Kolmer 140318 LOGO EMPRESAS COLABORADORAS   aese
     

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies

C/ Perete, nº 36 - 18014 - Granada (España) - Tel.: (+34) 958 151616

Creada en 1.990, somos una Entidad sin ánimo de lucro, de ámbito provincial, inscrita con el número de registro 1.496. Declarada de Utilidad Publica. Formamos parte de Down Andalucía,
la Federación Andaluza de Asociaciones para el Síndrome de Down, y de la Federación Española de Instituciones para el Síndrome de Down, Down España.